jueves, 26 de mayo de 2016

Se acabó la temporada

Fin a una temporada extraña, pero que pase lo que pase a partir de ahora, o mejor dicho, escriba lo que escriba, sólo se puede valorar de sobresaliente. Sí, una temporada en la que ganas la Europe League y quedas subcampeón de Copa tiene que ser sobresaliente, hayas quedado como hayas quedado en la liga.

Pero si vamos viendo las competiciones, podemos valorar mejor.

- Supercopa de Europa frente al Barcelona: Partido prácticamente de temporada en el que perdimos en la prórroga tras remontar en el descanso un 4-1. Para mí, NOTABLE.

- Champions League: Jugamos la fase de grupo ante el Borussia de Mgb, Manchester City y Juventus. Quedamos terceros gracias a un gol de Llorente en el último partido ante la Juve, lo que nos permitió jugar la Europe League, y a la postre, ganarla. 
El grupo era el de la muerte. Nuestro nivel fue muy dispar y quizás por eso no quedamos entre los cuatros primeros. La clave pudo estar en la derrota en Manchester pese a haber realizado un partidario y haber tenido a los ingleses contra las cuerdas. APROBADO.

-Copa del Rey: La suerte que nos faltó en la Champions la tuvimos en la Copa del Rey, donde no tuvimos que enfrentarnos a ningún rival de máximo nivel hasta la final, si bien, en semifinales eliminamos al Celta de Vigo, que ha hecho este año una gran temporada. La final contra el Barcelona, jugada sólo cuatro días después de la final de la Europe League, empaña un poco la nota. En la final, el Sevilla partía como víctima y con la tranquilidad de haber ganado la competición europea unos días antes, pero durante el partido, tuvimos nuestras opciones y sólo la falta de físico en la mayoría de los jugadores y una mala gestión del entrenador tras la expulsión de Mascherano, nos privaron de nuestra sexta copa. Aún así, la valoración tienen que ser NOTABLE.

Europe League: Clasificados a 16* de final desde la Champions, el equipo llegó a la final con un calendario de nivel medio. En la final, sobre todo en la segunda parte, barrió a todo un Liverpool y se adjudicó su quinta copa Europe League, tercera consecutiva, algo que nadie ha hecho. La nota, por tanto, SOBRESALIENTE.

LIGA: En la supuestamente competición más importante, la de la regularidad, el Sevilla ha dado su peor versión. Ha batido el récord de no ser capaz de ganar ni un partido fuera. Sin embargo en casa se ha mostrado muy fuerte, ganando consecutivamente muchísimos partidos. La clave estuvo el día que Uani Emery entendió que sería imposible desbancar al Villarreal de la cuarta plaza y decidió jugárselo todo aúna carta en la Europe League. A partir de ese día, y salvo el partido contra el eterno rival, el Sevilla aparcó la liga y se dedicó a otras cuestiones. 
Aún así, el equipo quedó séptimo, clasificándose nuevamente para Europa. Mi nota, por tanta irregularidad y por el resultado final es de APROBADO

La media de la temporada, por tanto, tiene que ser como mínimo NOTABLE. Con matices, pero NOTABLE.




martes, 24 de mayo de 2016

5 días de locura sevillista

Describir lo vivido en estos cincos días de locura sevillista es casi imposible.

El miércoles vivimos la final de la Europe League, la quinta de nuestra historia, la tercera consecutiva, y como siempre, ganamos.

Y supo especial, por el rival, por ser la quinta, porque íbamos perdiendo al descanso y parecía que nos iban a pasar por encima, no sé, pero fue indescriptible.

Tras una primera parte en la que el Liverpool a base de fuerza nos empujó a nuestro área, nos marcó un gol y pudo habernos hecho alguno más, que hubiera sentenciado la final.

Pero llegamos vivos al descanso y allí todo cambió. Dice Unai Émery que les pidió que jugaran como en el Sánchez´-Pizjuán y eso hicieron.

Y todo cambió, el Sevilla a lo campeón, con Mariano y Coke, quién lo diría, de protagonistas le dió la vuelta al partido y se comió literalmente al Liverpool.

Gran final, gran victoria. 

Y cuatro días después, desplazamiento a Madrid para disponer otra final, esta vez de Copa del Rey.

Vivir el ambiente que había por la carretera, en la ciudad, en la Fan Zone, es una vez más, algo imposible de olvidar.

Y vivir el partido en la zona de los biris es algo único. Tengo sonidos grabados en mi mente para toda la vida. 

El momento más emotivo, cuando marca el Barcelona el segundo gol en el descuento de la prórroga y todos nos damos cuenta que hemos perdido la final, porque hasta entonces, todos creíamos que podíamos empatar.. Pues en ese momento, en el que todos nos damos cuenta que hemos perdido, sin pensarlo, bufandas al cielo y el himno del centenario sonando a toda voz.

Creo que toda España está alucinando todavía con esta afición.

Ya vendrá el momento de valorar la temporada, de pensar qué necesitamos para el año que viene y qué pasó en este u otro partido, ahora...sólo queda disfrutar y dar gracias a mi padre por hacerme sevillista.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Suenan campanas de boda

En Basilea, esta noche, suenan campanas de boda. Esta noche, por fin, puede ser la noche del sí quiero, la noche en la que el Sevilla FC y Nuestra Copa se juren amor eterno.

Nos conocimos hace diez años, en aquella calurosa noche de Eindhoven. Desde entonces, todos supimos que te querríamos para siempre, pero tras dos años de noviazgo, y cuando todo parecía que iba a acabar en boda, decidimos conocer otras cosas.

Seis o siete años deambulando de aquí para allá. Coqueteando con ésta o con aquélla, hasta que hace dos años fuimos por ti a Turín, pero esta vez de verdad, para no volver a separarnos.

Certificamos nuestros amor en Varsovia y hoy en Basilea nuestras vida se unirán para siempre.

Vamos a por nuestra copa, para siempre.

jueves, 12 de mayo de 2016

Quién esté libre de pecado....

Se ha montando en las redes sevillistas una caza al revendedor de entradas a un nivel importante.

Yo no voy a ir a Basilea. No puedo por motivos que no vienen a cuento. Ni siquiera sé si mañana podría sacarla o no, en ningún caso voy a ir a por ella y privar a otro de sevillista de poder cumplir un sueño que yo este año no puedo cumplir.

Espero de verdad que pillen a todos los que se están aprovechando de la situación para revender la entrada y ganarse un dinero, primero porque es un delito y segundo porque con su acción privan de poder ir a otros sevillistas que pudiéndoles llegar a su número de carnet, no les llega.

Pero quién soy yo para juzgarlos. Quién sois vosotros, los que me leéis o escribís barbaridades en las redes sociales para juzgarlos.

Qué se puede esperar en un país corrupto. En país de políticos corruptos, de banqueros corruptos, de empresarios corruptos.

Qué se puede esperar de un país en el que más tonto té hace un reloj, en el que cualquier autónomo (albañil, electricista, pintor, etc., con todos mis respetos a todas y cada una de las profesiones existentes) te hace trabajos sin IVA y estafa a la Hacienda Pública todo lo que puede.

Qué se puede esperar de un país en el que cualquiera que tiene que pagar un trabajo o servicio, acepta ahorrarse algunas perrillas estafando a Hacienda.

Todos, estoy seguro que todos o casi todos los que hoy gritan a los cuatro vientos y se rasgan las vestiduras por ese delito de revender una entrada, han cometido alguna vez un delito fiscal o de algún tipo.

Porque sí, miarma, comprar cd´s piratas o ropa de imitación en los puestos de frente al Nervión Plaza es un delito y piratear la señal de fútbol por internet, es un delito, y pagar servicios sin IVA, correspondiéndole, es un delito y hacer trabajos y no cobrar IVA estando sujeto y no exento, es un delito.

Así que vamos a dejarnos de hipocresía y persigamos con todas nuestras fuerzas a esos que revenden entradas para sacarse un dinerillo y que nos fastidian al resto que estamos por detrás, porque no podremos ir a la final, o al menos, tener la opción de ir, pero no los juzguemos, salvo que podamos tirar la primera piedra.


miércoles, 11 de mayo de 2016

10 años ya

Creo que me enamoré de ella en aquella noche del Paok de Salónica.

Contaba yo con unos 8 ó 9 años y aunque ya era socio del Sevilla FC y acompañaba a mi padre a los partidos de los domingos, esa noche me dejo en casa. Es muy tarde, hay cole mañana, lo normal.

Escuché el partido acostado en mi litera con el viejo transistor de mi padre. Cómo ha cambiado la vida. Pero hay cosas que no cambian. Al son de Sánchez Araujo, me enamoré de esa competición.

Desde entonces soñaba una otra vez con ganarla alguna vez. ¿La ganaremos mamá?. Pero si ni siquiera la jugábamos, no todos los años, sino con frecuencia.

La jugamos algunos años, que siempre caímos en las primeras eliminatorias y así hasta que aquel día camino del Sánchez Pizjuán y 24 años después de aquella noche, en aquella litera, le dije a mi padre: papá, la final es en Eindhoven, si la jugamos vamos a ir a verla. Serían octavos de final.

Mi padre me miró de esa forma que sólo miran los padres, como si todavía fuera ese niño que para ellos nunca he dejado de serlo pese a mis 42 años. Y sonrió.

Hace hoy 10 años volvíamos en avión del día más espectacular de nuestras vidas. No se me olvidará jamás lo que viví ese día.

Sí, aquel 10 de mayo de 2006 cambió nuestras vidas. La mía, la de mi madre, la tuya que me estás leyendo.

Y nació además una relación de amor que nos lleva 10 años después a estar a una semana de jugar nuestra quinta final y poder hacerte nuestra para siempre.

Será esta vez en Basilea. No podré acompañarte en el camino de vuelta a tu casa, pero estaré aquí esperándote con los brazos abiertos.

Quién nos lo iba a decir aquel 10 de mayo.

miércoles, 4 de mayo de 2016

La victoria del antifútbol

No me gusta hablar de otros equipos. Yo soy del Sevilla FC y lo que pase en otros equipos o en otras competiciones distintas a las que juega mi equipo, normalmente no me preocupa.

Pero lo de ayer no puedo dejarlo pasar. Que conste que mi quito el sombrero con lo conseguido por Simeone con este Atlético (ganar la liga, dos finales Champions, etc..) pero de verdad que el juego ultradefensivo del Atleti, rayando en la antideportivididad (empezando por el entrenador) me saca de quicio.

Creo, sinceramente, que no es bueno para el fútbol, para el espectáculo, para lo que queremos que nuestros hijos aprendan, que Atleti haya eliminado de la forma que lo hizo al Bayern Munich.

Lo siento pero el fútbol que desarrolla el Atleti me da asco. No estoy hablando del club, ni del entrenador, ni de nada que tenga que ver con el Atleti, habló del tipo de fútbol que desarrolla y que si fuera mi equipo el que lo hiciera diría lo mismo.


viernes, 8 de abril de 2016

En momento justo

Toda una temporada sin ganar fuera de casa en liga ni en competición europea y la victoria llega en el momento más importante.
Cuando el bombo designó al Athletic como rival del Sevilla en la EL, torcí el gesto. Lo hice porque para empezar, no me gusta enfrentarme a equipos españoles en Europa. A mí me gusta ver equipos distintos y no las mismas caras que vemos temporada a temporada.
Y también lo hice porque supe que la eliminatoria se iba a decidir por detalles y cuando pasa eso, esos detalles te pueden meter en la siguiente ronda o dejarte fuera, casi sin darte cuenta.
El Athletic, además de ser un equipo muy parejo al Sevilla según la clasificación, cuenta también con una afición que empuja muchísimo y con un jugador en racha que puede resolver un partido.

No, no me gustaba, ni me gusta, esta eliminatoria contra el Athletic.

Y el Sevilla llega a la eliminatoria sin haber sido capaz de ganar ni un solo partido fuera en tres de las cuatro competiciones que está jugando este año. Ni en liga, ni en Champions ni en Europe League, el Sevilla FC ha sido capaz de ganar, hasta ayer, un partido fuera.

Y lo hace, después de ponerse por detrás en el mercador en un estadio tan complicado como la Catedral.

Buen partido del equipo y buenos cambios del entrenador. Soria se está haciendo un hueco en la portería, pidiendo titularidad a gritos, con confianza, saliendo, ágil bajo los palos.
Partido serio de Fazio pese al error inicial. Debería ser más importante. Muy bien Kolo en el lateral, demostrando que es un buen lateral izquierdo que puede jugar de central cuando hace falta.

Bien Vitolo, de menos a más como siempre. 

Muy bien en general todo el mundo

Pero no nos despistemos. La eliminatoria está favorable pero no sentenciada. Sin ir más lejos, la semana pasada con la Real Sociedad por un resultado que nos llevaría a la prórroga si se diera el mismo el próximo jueves.

Por eso, el próximo jueves el equipo tiene que salir al cien por cien y demostrar lo que somos, el campeón de la competición.

Hemos dado un gran paso que debemos certificar otro jueves de feria más y plantarnos en las semifinales de nuestra competición.


lunes, 21 de marzo de 2016

Otra de las suyas

A nadie se le escapa las importantísimas bajas que llevábamos para el partido de ayer. Sin ir más lejos, a parte de uno de los mediocentros titulares en la última fase de la temporada, Nzonzi, los tres titulares de la línea de mediapunta, Vitolo, Banega y Dheli y el primer suplente, Konoplyanka.

Pero de ahí a salir a Madrid, con un equipo ultradefensivo, con cuatro laterales en las bandas, uno de ellos Diogo, que no está para nada, va un mundo. Es tirar el partido antes de bajarse del autobús.

Y habrá quién diga que el equipo tuvo sus opciones. Pero las tuvo porque Sergio Rico (que no es santo de mi devoción) estuvo inmenso, porque el Madrid no estuvo acertado (fallando igual que nosotros un penalti) y porque el árbitro se equivocó en la señalización de fuera de juego en el gol anulado al Madrid (también en el nuestro). Si en pleno vendaval de juego merengue, el segundo gol sube al marcador, el partido podría haber acabado en una goleada histórica.

Pero lo anuló y después pitó un penalti claro, pero de esos que nunca le pitan al Madrid en su casa y si hubiéramos marcado el empate el partido hubiera podido cambiar nuevamente). Por cierto, que Keilor Navas se adelanta de forma exagerada antes de que pite el árbitro, por lo que la pena máxima debía haberse repetido (pero es mucho pedir jugando en el Bernabéu).

Así que de pasar de una posible goleada (merecida por las ocasiones que tuvo) al empate, no pasó nada y nos fuimos vivos al descanso, pero perdiendo.

En la segunda volvió a pasar algo parecido. Primero se inventa un penalti para compensar el de la primera parte, que Ronaldo manda a las nubes y después anula un gol legal a Gameiro. Igual que si marca Ronaldo, el partido se hubiera acabado, como se acabó cuando marcó el segundo. Si no anula el gol del francés, con un 1-1, quizás hubiera habido otro partido.

Pero al final, se impuso la lógica y el partido acabó como todos pensábamos que iba a acabar cuando vimos la alineación de Emery. Goleada madridista.

Como agüita de mayo estamos esperando todos el parón por la selección, a ver si recuperamos efectivos y encaramos un final de temporada más que apasionante, para el papel que estamos haciendo en liga.

martes, 15 de marzo de 2016

Primer match ball en liga

El pasado domingo nos jugábamos nuestro primer match ball de la temporada en liga.
Y lo hacíamos con dos sensaciones totalmente opuestas. Por un lado, con la seguridad que nos da ganarlo todo en casa desde hace muchos meses y por otro, con la cabeza en los últimos partidos disputados lejos del Sánchez -Pizjuán, en especial los de Getafe y Basilea, donde hicimos un fútbol paupérrimo.

Pero está claro que hay dos Sevilla totalmente distintos en función de donde juegue, si fuera o dentro (algún día el entrenador tendrá que explicar el porqué).

El partido fue espectacular. Digno de cuarto y quinto de la liga española o incluso de algunos puestos más.

Partidos como éste en los que hay alternancia en el marcador, donde sufres, donde peleas, donde hay fútbol y donde al final ganas, son los que provocan una comunión tal entre grada y equipo que lo hacen imparable.

En la parte negativa están las bajas. A la ya conocida de Vitolo, hay que unir la del llamado a sustituirle estos partidos y que marcó un golazo, Konoplyanka, y de Nzonzi, un jugador que pese a las críticas recibidas medía temporada, se está haciendo con un hueco en el equipo.

Final apasionante de temporada, con la mente puesta en la final a disputar en mayo ante el FC Barcelona, pero vivo en las otras dos competiciones.

En Europe League, pendientes de disputar la vuelta de los octavos de final, con un resultado incómodo para jugar en casa, pero ante un rival inferior y con la grada enloquecida. Lo lógico, aunque en el fútbol se impone precisamente lo contrario en muchas ocasiones, es que pasemos a cuartos de final.

Y en liga, a 5 puntos de nuestro objetivo, con gol-average a favor, habiendo remontado 6 puntos en tres jornada.

Por tanto, apasionante final de temporada, en el que todo pasa porque no haya las lesiones de los dos jugadores más determinantes para mí, Gameiro (sobre todo)  y Banega 

lunes, 22 de febrero de 2016

No hay manera

Ni ganando 0-2 a los veinte minutos de partido ante un rival como el Rayo somos capaces de ganar a domicilio esta temporada en liga.

No sé ya qué más tenemos que hacer para llevarnos los tres puntos en una visita.

Aunque esta vez, y no es la primera ni será la última, por mucho que tenga que callarme en general, es culpa del entrenador.

Y lo es porque estando Carriço en condiciones no sé qué pintaba Fazio en el campo, pero lo que es peor es que si ve el nivel que estaba dando, no sé por qué no lo cambió.

Los dos goles son evitables y sólo la pasividad del defensa y el mal momento del portero (está muy flojito otra vez) provocaron que el balón acabara en las redes.

El caso es que una vez más dejamos escapar dos puntos fuera y el Villarreal que consiguió un valiosísimo empate en casa del Atleti continúa a 8 puntos.

La Champions se mantiene lejos y lograrla este año vía Europe League está más cara.

Sigamos luchando.