viernes, 23 de enero de 2015

Unay tira la Copa...Bacca nos mantiene vivos

Se irá del Sevilla FC y no habré logrado entender las cosas que hace.

Salir a jugar unos cuartos de final de copa, por mucho que tengamos un importantísimo partido el fin de semana, con el equipo que ha salido es tirar la Competición.

Lo de Iborra-Coke en el medio es para suspenderlo de empleo y sueldo durante unos meses.

En definitiva, partido nefasto con un claro culpable pero que al final se ha maquillado con el gol de Bacca.

Pese a Emery se seguimos vivos aunque sea complicado.

90 minutos para volver a repetir otra de esas noches de gloria en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

miércoles, 21 de enero de 2015

De notable alto

Se ha acabado la primera vuelta de la liga, salvo por el partido entre R. Madrid y nuestro Sevilla FC aplazado por el dichoso mundialito de clubes y es el momento de hacer balance, porque pase lo que pase en ese partido, el Sevilla FC ha hecho ya la mejor primera vuelta de su historia y va a acabar en puestos de liga de campeones, el deseo más que el objetivo de esta temporada.

Por tanto, en estos momentos y a falta de diputarse ese partido, estamos cuartos a seis puntos del Real Madrid, a cinco del Barcelona y a dos del actual campeón, el Atleti. Que dependiendo del resultado puede que se nos escape el Madrid o que incluso superemos al Atleti.

Por detrás, Valencia está a uno pero pueden ser cuatro, Villarreal a cuatro y fuera ya de competición europea (a priori) el Málaga a ocho.

Con estos números y vivos en las otras dos competiciones (con un camino bastante asequible en la Copa hasta la final) no podemos valorar lo que llevamos de temporada con menos de un notable alto.

Solo tenemos que compararnos con Atleti y Valencia, los dos equipos que para mí juegan en nuestra liga, pese a que uno sea el actual campeón y ambos tengan mucho más presupuesto que nosotros, para estar de acuerdo.

El Atleti del que todo el mundo habla maravillas solo nos saca dos puntos y tienen un partido más, si bien, siguen adelante en Champions y copa habiendo incluso eliminado al Real Madrid.

El Valencia, por el contrario, está un punto por debajo con un partido más, sin jugar competición europea y habiendo sido eliminado ya en la copa.

Notable alto, que no es sobresaliente por dos motivos:

- el primero el fútbol tan insulso que realiza el equipo jugando incluso contra equipos claramente inferiores, a los que solo gana en una acción individual de calidad o en una jugada a balón parado, cuando debía ganar con solvencia y haciendo buen fútbol.

- la mala imagen que hemos dado en partidos ante equipos en principio superiores o de nuestro nivel. Caso del día del Villarreal en casa aunque ganáramos y por supuesto las derrotas ante Atleti y Barcelona.

Quitando estos dos peros, la temporada está siendo magnífica y, sobre todo, ilusionante.



viernes, 19 de diciembre de 2014

Se fue el 2014

El otro día frente al Eibar se acabó el 2014 para los que sentimos en sevillista.

Se acabó quizás como ha sido todo el año, una sensación agridulce, un quiero pero no puedo, un estoy a punto pero no.

Si hubiéramos ganado al Eibar hubiéramos llegado cuartos al final del año pero al empatar dependemos del Valencia para ello. Una pena.

Pero un año en el que ganamos un título europeo no puede ser otra cosa que fantástico.

Hemos ganado títulos europeos en 2006 (UEFA y Supercopa de Europa), 2007 (UEFA) y 2014 (Europe League). Solo tres años de nuestros 109 de historia, por lo que independientemente de todo lo demás, hay que darle al año un sobresaliente.

Si además de eso, vemos que a lo largo del año hemos ido mejorando en la clasificación en liga, desde los puestos bajos que ocupábamos a primeros de años al cuarto puesto que ocupamos hoy, debemos estar también satisfechos.

Igualmente en la copa, el años pasado caímos en primera ronda ante un segunda b y este año hemos pasado por encima de un equipo de la categoría inmediatamente inferior a la nuestra.

Además, al menos desde mi punto de vista, pese a la marcha de jugadores como Rakitic y Fazio, hemos mejorado la plantilla durante el año.

Sí, 2014 ha sido un gran año.

¿Entonces por qué esta sensación? 

viernes, 5 de diciembre de 2014

Tarde y mal

No sé el tiempo que hace ni las veces que he criticado en este blog lo que para mí es la escoria del fútbol. Sería suficiente con dar una vuelta por los post de años anteriores y saldrían bastantes.

Pero como este país es como es, las medidas solo se toman cuando ocurre una desgracia.

Ahora todos los mandatarios de los equipos de fútbol se echan las manos a la cabeza y empiezan a hacer declaraciones del tipo, los violentos no tienen cabida en nuestro estadio, vamos a erradicar a los ultras, etc.

Señores, los ultras llevan años instalados en el fútbol. Llevan años utilizando el fútbol para llevar a cabo todo tipo de actos violentos, tanto físicos como dialécticos.

Años en los que no se puede acompañar a tu equipo sin tener miedo a recibir una paliza o algo peor.

Años en los que acudir a un estadio significa tener que aguantar insultos tras insultos. Porque un partido se para si a un jugador negro le llaman mono o se hace de manera ostensible desde la grada el gesto del mono cuando el jugador se acerca a la banda. Pero si se insulta de manera grave a la madre del portero o a la afición contraria (no hace falta repetir los cánticos que se escuchan en todos los campos), no pasa nada.

Yo estoy en contra de todo tipo de violencia. De la física, por supuesto, pero también de la verbal.

El fútbol es un juego, una fiesta. Al fútbol hay que ir a disfrutar de un espectáculo con tus amigos, con tus hijos, con la gente que quieres y compartir un sentimiento.

En el fútbol no hay por qué tener miedo a llevar una camiseta determinada y encontrarte con un grupo de descerebrados que te fastidien el día o algo más. En el fútbol no tengo por qué aguantar que me llamen yonki, gitano o cosas peores solo por ser sevillista o sevillano.

Es cierto, que el fútbol es un reflejo de la sociedad y que no podemos pretender tampoco una situación idílica que no se da en las calles, ni en los colegios, pero la situación actual era insostenible.

Pero lo que me fastidia es que haya tenido que haber una muerte para que se le meta mano de verdad. Y me fastidian las declaraciones de los dirigentes sobre la mano dura que van a ejercer cuando llevan años permitiendo e incluso facilitando a los ultras que actúen en los estadios propios y visitantes (regalando entradas, financiando desplazamientos, dejándoles cuartos dentro del estadio, etc.)

Tal como está la vida, las entradas a los partidos tendrían que ser nominativas y al venderse debería haber una posibilidad de saber si la persona que compra tiene antecedentes policiales por haber participado en actos violentos y en ese caso, no poder venderse la entrada. No sé si esta idea es legal o si hay medios para llevarla a cabo, pero es la única forma.

Y los carnés de socio igual.


Solo así, se puede echar a los violentos. Y digo violentos, porque estoy seguro que en los grupos llamados ultras (aunque a mí no me gusta llamarlos así), estoy convencido que hay personas normales que disfrutan del fútbol y que nos hacen disfrutar a todos. Y esas personas, que deberían lo primero de alejarse del concepto ultra o radical, deberían echar de sus peñas a los violentos.

Entre todos puede que salvemos el fútbol. Ojalá.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Malditos seáis

No puedo contener la rabia, el asco, malditos seáis todos los que utilizando el fútbol como una excusa, como tapadera, como escudo, dais rienda a vuestra maldad y no solo os matáis entre vosotros, sino que mancilláis el nombre de nuestros equipos, de nuestra pasión.

Malditos ultras, nos estáis echando del fútbol, a nosotros, los aficionados de verdad, los que sufrimos de verdad con nuestro equipo. Los que lloramos de alegría en las victorias y los que nos vamos a dormir tristes con las derrotas.

Amo el fútbol. Desde que tenía 8 años voy con mi padre de la mano a ver a mi Sevilla FC. Y ahora, con 41, sueño con llevar a mis hijas de la misma forma.

He llorado por derrotas, he llorados por victorias, la ultima vez en Turín. Pero jamás se me ha ocurrido pegarme con nadie por ser de otro equipo.

Me encantaría ver el Ramón Sánchez-Pizjuan cada domingo con aficionados del equipo rival por las calles, luciendo sus camisetas y su bufandas, intercambiando saludos con la afición sevillista. Dejando dinero en los bares, en las tiendas de mi ciudad y disfrutando del fútbol.

Incluido el Betis, al que deportivamente le deseo lo peor siempre. Todos tenemos algun amigo, algún familiar bético, con el que hemos jugado cuando éramos chicos con nuestras camisetas rivales y jamás hemos discutido siquiera.

Por eso no puedo entender lo que veo, lo que cuentan. De verdad un hombre de mi edad, más o menos, con hijos y esposa, que su único pensamiento debe ser luchar por darle de comer a su familia, y disfrutar de su pasión que será el fútbol, o quiero creerlo, puede quedar por whassap para una batalla campal contra los ultras de otros equipos?. No puedo creerlo. No puedo creerlo.

Hasta cuándo vamos a tener que aguantar que los ultras mancillen el nombre del deporte que amamos?

Hasta cuándo vamos a tener que pasar miedo cuando vayamos a otros campos por culpa de estos energúmenos?

No nos engañemos, son todos iguales, de ultra izquierda o ultra derecha. Es lo mismo. Escoria.

Hasta que no los echemos del fútbol, como en su día hizo el Barcelona, no vamos a estar tranquilos.

Y ojo, que esto solo es el principio, habrá más batallas, ahora con al excusa de la de la venganza, ultras de las distintas ideologías se unirán para seguir machacando el nombre del fútbol y a cualquiera que cojan por medio.

No quiero olvidarme de los medios de comunicación madrileños. Quiero mostrar mi repulsa y mi asco por cómo están tratando este asunto, por cómo cuentan a medias la verdad. Por cómo quieren justificar lo injustificable para limpiar el nombre de su ciudad y sus equipos.

Casi no nombran al Frente Atlético, los llama radicales, pero bien que nombra a los Riazor Blues y a los ultras del Rayo y Alcorcón que supuestamente ayudaron. Y muestran otras batallas de los gallegos, pero nada de los madrileños. Eso sí, sacan una y otra vez la imagen del aficionado que les regala una bufanda.

Qué asco de centralismo. Vosotros también sois culpables de este sinsentido.


martes, 11 de noviembre de 2014

No se está siendo justo con Beto

No sé si lo hacen por desestabilizar o simplemente porque en los parones ligueros tienen que buscarse un tema para rellenar periódicos y/u horas de radio.
Porque si no es así no entiendo lo que se esta liando con Beto.
Está claro que Beto no es Palop, para mí el mejor portero de la historia del Sevilla, con permiso de Bustos, al que no vi jugar, pero creo que es un buen portero.
Un portero que salva puntos, que tiene carácter, que juega bien con los pies y que además, provoca a los contrarios, algo que no me gusta, pero que no dejo de reconocer que es mejor tener en tu equipo que en el contrario.
Beto nos ayudó mucho a dganar nuestra tercera Copa de la UEFA y aunque es verdad que comete errores de vez en cuando, en el cómputo general, da mucho mas que quita.
Y además es internacional y mundialista, algo que no esta al alcance de cualquiera, por lo que deberíamos tenerle un mínimo de respeto.
Distinto es si yo creo que debe continuar. Mi opinión dependerá de varias cosas, cómo quién ficharíamos en su lugar y en qué rol quedaría, porque pienso que si no me traen a un portero de muchas garantías, de primer nivel, prefiero quedarme con Beto y que de quedarme tiene que ser de titular porque Beto no es un buen suplente.
Pero eso es algo que debe valorar la secretaría técnica. El resto, aficionados y periodistas solo podemos respetar y apoyar a Beto. Al menos yo lo haré así.

El orden natural

Nueve o diez jornadas ha durado el sueño de algunos, de muchos, de una liga de cinco. 
Nueve o diez jornadas en las que el Atleti ha soñado con repetir lo del año pasado y Valencia y Sevilla con emular la machada del Atleti la temporada pasada.
Ahora parece que Sevilla, Valencia y Atleti se desinflan, pero realmente es que vuelve el orden natural de las cosas.
Real Madrid y Barcelona ganan por inercia cuando juegan mal y golean cuando lo hacen medio bien.
Los otros tres, necesitan hacer cada jornada un gran partido y que los detalles que deciden muchos de ellos no les den la espalda.
Es el orden natural de las cosas. Barcelona y Madrid se jugarán la liga y Valencia, Sevilla y Atleti se disputarán las otras dos plazas que dan derecho a jugar la Champions.
Eso en la teoría, porque luego a lo mejor alguno de los tres, imposible los tres pero uno sí, se mete en la lucha por el título y a lo mejor, alguno de los tres acaba cayendo hasta fuera de Europa.
Pero lo normal es que vuelva y se mantenga, el orden de las cosas.

jueves, 30 de octubre de 2014

Hay que meterlos

No es fácil meter seis goles a un equipo de segunda división en la Copa.

Si no, solo tenemos que pensar en temporadas anteriores, sin ir más lejos la ultima, pero tenemos varios ejemplos, en las que un equipo de segunda o segunda b, nos ha eliminado o nos ha tenido sufriendo hasta el último momento.a

Así que, sentenciar la eliminatoria fuera de la forma que lo he hecho el Sevilla es muy bueno, difícil y para reconocerle el mérito a los jugadores, algunos de ellos sin minutos en liga y por supuesto, a Unai, al que critico duramente casi a todos los fines de semana por sus planteamientos y por su falta de decisiones en el transcurso de los partidos, pero al que hay que reconocerle también sus méritos y uno de ellos es tener a la plantilla entera enchufada, porque si no, una resultado como el de ayer no se da.

De momento, a esperar ya al siguiente. Felicidades a todos, en especial a Cristóforo por su vuelta y un buen nivel, a Reyes y a Aspas.

martes, 28 de octubre de 2014

Violencia cero, pamplinas tampoco

Los que me conocéis, sabéis que odio la violencia, que estoy en contra de la violencia en todas sus formas y por supuesto, en contra de todo el que la ejerce.
Entiendo que el fútbol es un deporte, en el que unos ganan y otros pierden, pero que al final del partido, todos tenemos que darnos la mano y felicitar al rival, por su esfuerzo o por su victoria.
El día que todos entendamos una cosa tan fácil, el fútbol será una maravilla, porque podremos ir con nuestras familias a otros lugares a ver a nuestro equipo sin tener que escuchar como mínimo como te insultan e incluso en ocasiones, ver peligrar tu vida.
¿Acaso tiene sentido (y me da igual quién empezó ni porqué) que aficionados del Sevilla y del Atleti se dieran una paliza en un bar de carretera de Extremadura?

Y por supuesto, tampoco me gusta los insultos a árbitros o contrarios, pero al menos, ellos son personajes públicos y en su sueldo, les guste o no, va el insulto. Que ojalá se erradiquen, pues sí. Igual que la FIFA lucha por erradicar el racismo y es capaz de parar un partido si se insulta de forma racista a un jugador contrario, determinados insultos deberían de provocar igual sanciones.

Lo que no puede ser es que una persona que vive del fútbol desde hace años, como Marcelino García Toral, primero como futbolista y ahora como entrenador, salga a una rueda de prensa a decir que su madre no es una puta, porque tras celebrar de manera efusiva un gol y después caer derrotado, parte de la afición le llamó hijo de puta.

Marcelino, por mucho que hayas perdido a tu padre recientemente, lo cual siento de verdad, porque un padre es algo grande, muy grande, y su pérdida irreparable, un profesional tiene que estar al margen de estas cosas, pero sobre todo, lo que no puede hacer es utilizar esos insultos para desviar la atención de los periodistas hacia la afición contraria y así librar a tus jugadores de la colleja dialéctica que se merecen por haberse dejado ganar un partido en 4 minutos por un rival que no había llegado a puerta casi en los otros 88.
Así, dándole carnaza a los periodistas valencianos, que tanto odian últimamente a nuestro Sevilla, los tuyos se fueron de rositas y encima eres un mártir.

Estas cosas hay que cuidarlas, Marcelino. Porque aparte de hacer sufrir a los tuyos, a tu familia, que me consta que alguno ha sufrido al verte sufrir a ti, pones a los pies de los caballos a una afición ya de por sí perseguida de manera injusta en la mayoría de los campos españoles. 

Una afición maravillosa, con un pequeño porcentaje de impresentable, como en todas partes, pero que por allá donde va en Europa demuestra su señorío y que tiene que aguantar por culpa de cosas así, las vejaciones de parte de las aficiones españolas.

La próxima vez te lo piensas.

lunes, 27 de octubre de 2014

Ay Unai Unai


El mejor comienzo de la historia, tras 9 jornadas, 7 victorias, un empate y solo una derrota, tiene que ser en gran parte mérito del entrenador.

Dudarlo o negarlo es no tener mucha idea de fútbol. 

Pero no es menos cierto que en estos nueve partidos de liga y tres de competición europea, ya hemos visto a Unai cometer TRES errores de bulto que nos han costado o nos pueden costar caro en el futuro. Pero que sobre todo dejan cierta desconfianza en el ambiente pese a todo lo bueno que se está haciendo.

La primera de ellas fue el cambio de sistema del día del Atleti. Nos sólo fue el cambiar de sistema y pasar a jugar con cinco, fue el demostrar que pese a ir por delante en la clasificación y estar haciéndolo bien, teníamos que modificar nuestro sistema para enfrentarnos a ellos.

La segunda fue el pasado jueves ante el Standard de Lieja, cuando colocó a Iborra como segunda punta. No es ya el hecho de colocar a un medio defensivo con poco o ninguna capacidad para crear juego como segundo punta, como mediapunta, sino todo lo que ello conlleva. Para empezar tuvo que dejar fuera a un jugador como Iago Aspas que está loco por tener minutos y que ha tenido pocos cuando solo teníamos a un delantero disponible y que ve que con la recuperación de Gameiro sus posibilidades de jugar se reducen. Y segundo, porque si colocas a un jugador alto de media punta porque piensas jugar al patadón y que éste prolongue, tiene algo de justificación, pero entonces, para qué sacas a un mediocentro de toque. Pero además, viendo que la cosa no funcionaba, mantuvo el sistema todo el partido y el resultado fue un empate ante un equipo inferior.

La última, de momento, fue este domingo. Salió con dos delanteros (algo que a mí me gusta pero que está claro que no le da resultado cuando lo utiliza), con los dos medio centros defensivos y con Deulofeu, que salvo las faltas, poco está haciendo, en lugar de Aleix Vidal que hasta la fecha ha demostrado muchas más cosas que el jugador cedido por el Barcelona, y con Denis Suárez a la izquierda.
Bien, la apuesta puede ser más o menos discutible, pero para eso esta el entrenador, para decidir. Pero sobre todo está para cambiar las cosas cuando no funcionan (no al revés como hace a menudo) y cualquiera que estuviera viendo el partido, veía que las cosas no funcionaban.
Y no funcionaban porque el equipo estaba partido en dos, porque Deulofeu no ayudaba en defensa ni aportaba en ataque y porque a los delanteros no le llegaban balones.
Los cambios eran claros, Aleix Vidal por Deulofeu y Banega por uno de los mediocentros. Y eso hizo, pero cuando íbamos perdiendo por 0-1 y cuando ya no daba tiempo de nada. Al final, con suerte o con lo que sea, remontamos el partido, pero eso no quita que por la mala gestión del entrenador podríamos haber perdido los puntos y no está disfrutando ahora mismo de un lugar privilegiado.

En definitiva, aunque tenemos que estar contentos y disfrutar del puesto que tenemos, que creo que es mas de lo que realmente la plantilla puede dar, y vuelvo a decir, que gran parte de culpa tiene que tener el entrenador, por la mala gestión que hace en determinados partidos, podemos tirar por tierra el gran trabajo que estamos realizando.